Qué motor quirúrgico elegir

Los motores quirúrgicos son herramientas eléctricas utilizadas para realizar operaciones en huesos o fragmentos de huesos. Permiten taladrar/perforar, seccionar, escariar o atornillar. Se utilizan principalmente en cirugía ortopédica humana y veterinaria, en traumatología, neurología y cirugía otorrinolaringológica

Ver motores quirúrgicos

  • ¿Cómo elegir el motor quirúrgico adecuado?

    Deberán tenerse en cuenta varios puntos:

    • La aplicación: los motores quirúrgicos se utilizan principalmente en microcirugía, sobre todo en microneurología y microcirugía ORL, aunque también en traumatología o para operaciones de los huesos más grandes.
    • La ergonomía, y más precisamente el peso del instrumento: los motores quirúrgicos compactos y ligeros ofrecerán mayor libertad y comodidad al cirujano, especialmente durante operaciones largas.
    • La forma del instrumento: algunos motores quirúrgicos tienen forma de pistola para facilitar las operaciones en huesos largos o las intervenciones en traumatología. Otros tienen forma de bolígrafo, más adecuados para los huesos pequeños y la microcirugía.

    Será igualmente necesario atender a ciertos criterios secundarios:

    • El tipo de alimentación: alimentación neumática, con conexión a la red eléctrica o con batería (ver pregunta 3).
    • La versatilidad del dispositivo: para diversificar la utilización del motor quirúrgico —sierra, escariador, taladro—. En este caso, bastará con sustituir el cabezal del dispositivo. Si bien, algunos modelos tienen una sola función.
    • El nivel de ruido en marcha: algunos modelos son ruidosos, algo que puede perturbar la operación, aumentando los niveles de estrés, por ejemplo. Los modelos silenciosos serán la mejor opción.
    • El selector del sentido de rotación: para cambiar la dirección de atornillado y/o taladrado del dispositivo.
  • ¿Cuáles son las características específicas en función de la aplicación?

    La aplicación determinará algunas características del motor, como por ejemplo:

    • La potencia: la traumatología o la cirugía veterinaria en animales grandes requerirá motores quirúrgicos potentes. Los motores quirúrgicos más modernos suelen ofrecer una mejor relación peso/potencia. No obstante, en microcirugía, la potencia del motor no será el criterio de compra más importante.
    • La autonomía de los dispositivos con batería: la utilización prolongada necesitará de una organización estricta en lo que se refiere a la carga completa de las baterías, pero también de una buena autonomía. Sin olvidar que las baterías de iones de litio estériles o asépticas aumentan el peso del motor quirúrgico, aunque los modelos más recientes tienden a ofrecer una relación potencia/peso interesante.
    • Los accesorios disponibles/adaptabilidad: los motores quirúrgicos podrán acompañarse de accesorios, como brocas de diferentes diámetros para la ortopedia o la traumatología. El dispositivo admitirá igualmente diferentes cabezales: escariadores, atornilladores o sierras esternales.
  • ¿Qué tipos de motores quirúrgicos existen?

    Motores quirúrgicos de la marca Stryker

    Existen principalmente tres tipos de alimentación para los motores quirúrgicos:

    • Alimentación neumática: los dispositivos de aire comprimido ofrecen varias ventajas, como la alimentación centralizada, la ausencia de riesgos de electrocución o una mayor vida útil. Aunque esto implicará la necesidad de disponer de la instalación correspondiente en el quirófano y trabajar con un dispositivo dependiente de cableado.
    • Alimentación eléctrica con conexión a la red: el precio de este tipo de dispositivos suele ser menos elevado. Su vida útil es un poco más corta que la de los dispositivos neumáticos y también dependen de cables.
    • Alimentación eléctrica con batería: estos dispositivos son muy prácticos al proporcionar una mayor facilidad y libertad de movimiento gracias a la ausencia de cables, aunque a menudo son más pesados. Este último punto puede representar un inconveniente en operaciones de neurología o en intervenciones prolongadas. Asimismo, no habrá que olvidar recargar los dispositivos antes de cada uso y disponer de una batería de repuesto.
  • ¿De qué funciones disponen los motores quirúrgicos?

    Motor quirúrgico con batería de la marca Aesculap

    Gracias a los cabezales intercambiables, la mayoría de motores quirúrgicos permiten:

    • Taladrar/Perforar/Atornillar: los motores quirúrgicos pueden utilizar brocas de diferentes diámetros, al igual que los taladros. Algunos dispositivos disponen de un selector del sentido de rotación para atornillar y desatornillar y de un selector de la velocidad de perforación. Estas herramientas se utilizan sobre todo en traumatología y en cirugía ortopédica humana o veterinaria.
    • Seccionar: esta función se utiliza principalmente para esternotomías u osteotomías o para la colocación de prótesis. La potencia de los motores quirúrgicos debe ser, por tanto, elevada.
    • Escariar: los motores quirúrgicos permiten el escariado centromedular de huesos largos, el escariado del canal óseo en la cirugía de las cavidades posteriores del oído medio, etc.
Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *