The online medical device exhibition

Qué mesa de masaje elegir

Las mesas de masaje son dispositivos médicos utilizados para posicionar a pacientes que requieran tratamientos en el marco de la medicina deportiva, la relajación, la quiropraxis o los masajes Bobath. Los masajes a menudo se realizan colocando al paciente en posición de decúbito prono o supino. Existe una gran variedad de mesas de masaje y conocer algunos datos esenciales puede contribuir a tomar la decisión de compra más apropiada.

Ver mesas de masaje

  • ¿Qué criterios influyen en la compra de una mesa de masaje?

    Estos son algunos de los criterios que entran en juego a la hora de elegir una mesa de masaje:

    • Uso previsto: existen mesas adaptadas a cada tratamiento, ya sea a domicilio, en centros de spa o en gabinetes de fisioterapia o de quiropraxis. Las mesas de masaje para quiropraxis son casi idénticas a las mesas para la osteopatía.
    • Dimensiones: la altura de los pacientes puede variar considerablemente, por lo que será esencial atender de antemano al tamaño de la mesa para garantizar una comodidad óptima. La longitud estándar de la mayoría de mesas suele ser de 185 cm, aunque algunas pueden alcanzar los 2 metros mediante un cabecero extensible. El ancho de la mesa y la altura del profesional son igualmente importantes. Si no es demasiado alto, será preferible una mesa estrecha, mientras que si lo es, una mesa ancha será más adecuada y ofrecerá todavía más comodidad al paciente.
    • Carga máxima soportada: el peso del paciente, junto al peso que añadirá el profesional al manipular y ejercer diferentes presiones. Siendo la obesidad un fenómeno cada vez más observable, las mesas de masaje estándar son ahora más robustas y pueden soportar hasta 270 kg, a la vez que garantizan comodidad y estabilidad.
    • Número de secciones y accesorios disponibles: muchas mesas ofrecen una amplia gama de posibilidades para mejorar y personalizar la experiencia del paciente, tales como el ajuste de la inclinación, respaldo ajustable, etc. En el caso de la quiropraxis, el profesional insiste en los tratamientos manuales, lo que incluye ajustes vertebrales y otras manipulaciones de tejidos blandos. Las mesas de masaje adaptadas a esta práctica son más modulares por lo general, disponen de varias secciones independientes y contribuyen a que el paciente pueda adoptar un amplio rango de posiciones.
    • Motorización: las mesas de masaje eléctricas permiten ajustar la altura de la mesa, la inclinación del respaldo o mover la sección central a través de un mando a distancia. Son especialmente idóneas para fisioterapeutas.
    • Grosor del acolchado: la comodidad del paciente es una de las prioridades a la hora de comprar una mesa de masaje. Un colchón con un acolchado grueso contribuirá en gran medida a mejorar la experiencia del paciente. Asimismo, la calidad y el grosor del acolchado determinarán la vida útil de la mesa. Una mesa con una buena tapicería puede durar varios años sin presentar problemas. Los colchones con memoria de forma garantizan una mayor vida útil y una deformación menor respecto de los colchones convencionales.
    • Materiales: el cuero es el material más utilizado para el recubrimiento de las mesas de masaje. ¿El motivo? Su longevidad y facilidad de limpieza. El cuero sintético es una opción que permite ahorrar en el precio final. En lo que respecta al material de la mesa, y en caso de elegir la madera, esta deberá ser de muy alta calidad, con pocos nudos y uniforme para evitar la formación de fisuras. Cuando se opte por el aluminio, la calidad primará para evitar que el material se doble o se quiebre.
    • Movilidad: el peso de la mesa de masaje y la facilidad para transportarla son factores decisivos, sobre todo en el caso de los terapeutas que se desplazan acuden a talleres o salones de belleza o que trabajan a domicilio. Las mesas de masaje portátiles son más ligeras. Algunas de ellas se pliegan y disponen de un asa para transportarlas, como si se tratara de una maleta de grandes dimensiones.
    • Precio: las mesas de masaje de gama básica cuestan alrededor de 100 euros y son idóneas para un uso puntual. Las mesas de masaje profesionales no costarán menos de 300 euros y pueden incluso superar los 1.000 euros.

    Principales criterios de elección

    • La utilización.
    • Las dimensiones.
    • La carga máxima.
    • El número de secciones.
    • Los accesorios disponibles.
  • ¿Cómo elegir una mesa de masaje portátil?

    Mesa de masaje portátil de la marca AGA

    Las mesas de masaje portátiles son especialmente aptas para tratamientos a domicilio. Su precio es inferior al de las mesas estándar; si bien, es importante supervisar algunos puntos.

    En primer lugar, se deberá comprobar su estabilidad y fiabilidad para evitar que pueda plegarse y herir al paciente. Del mismo modo, habrá que evaluar el peso máximo soportado en caso de tratamientos con pacientes que presenten algún tipo de obesidad. Sin olvidar la altura de la mesa una vez instalada, así como el peso y tamaño de la mesa tras plegarla.

    El material de la estructura tiene también su importancia. Para reducir el peso de una mesa de masaje, será preferible un marco de aluminio en lugar de uno de madera. De igual manera, si se desea viajar ligero, habrá que prestar atención a los accesorios y tener en cuenta que una mesa con respaldo ajustable será más pesada debido al mecanismo de ajuste de la inclinación.

    Por último, habrá que sopesar el tipo de colchón —tipo de tejido, grosor, firmeza— junto con las limitaciones de peso y el precio de la mesa, ya que la comodidad del paciente sigue siendo la prioridad.

  • ¿Cuál es la diferencia entre una mesa de spa y una mesa de masaje?

    Mesa de spa de la marca Hbw Technology

    Una mesa de spa presenta características particulares en comparación con las mesas de masaje estándar.

    Un spa es un establecimiento que ofrece terapias, tratamientos, sistemas de relajación o acondicionamiento físico a través de la hidroterapia. Las mesas de spa deben poder utilizarse en entornos húmedos y, por tanto, ser resistentes a la corrosión. La funda del colchón tendrá que ser impermeable para no verse afectada por la humedad.

    El colchón deberá ser lo suficientemente grueso para ofrecer el mayor confort a los pacientes del spa que optan por una estancia relajante en este centro de bienestar.

    Para concluir, el diseño de las mesas de spa es a menudo pulido y refinado para encajar en el entorno tranquilo y armonioso de este tipo de establecimientos.

  • ¿Cuál es la diferencia entre una mesa de masaje y una mesa Bobath?

    Mesa Bobath de la marca SEERS Medical

    Las mesas Bobath son ante todo mucho más anchas y resistentes que las mesas de masaje tradicionales. De hecho, durante un masaje Bobath, es posible que el profesional también deba subir a la mesa. Deberán poder soportar, por consiguiente, un peso y una presión mayores que las mesas estándar.

    Además, debe haber espacio suficiente para permitir una amplitud de movimientos relacionados con algunos de los gestos de esta terapia. El espacio adicional garantiza a la vez que el profesional pueda llevar a cabo su terapia y que el paciente la aproveche al máximo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Guías de compra relacionadas
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *