¿Mascarilla quirúrgica o mascarilla de protección?

Las mascarillas pueden ser dispositivos médicos desechables (mascarillas quirúrgicas) o equipos de protección personal (mascarillas de protección), usados por el personal de enfermería y/o los pacientes portadores de enfermedades contagiosas. Según el tipo, protegen contra la transmisión de enfermedades por gotitas o por vía aérea. Las normas y las clases de protección especifican su conveniencia frente a virus como el coronavirus o el H1N1.

Ver mascarillas de protección

  • ¿Cómo elegir un dispositivo de protección respiratoria?

     Al elegir una mascarilla deben tenerse en cuenta varios criterios, como la aplicación, el tipo de mascarilla o el nivel de protección requerido.

    • Aplicación: dependiendo de la especialidad y en presencia de enfermedades contagiosas, los pacientes y el personal sanitario utilizarán un determinado tipo de mascarilla con un cierto nivel de protección.
    • Tipo de mascarilla: existen mascarillas quirúrgicas y mascarillas de protección. Las funciones, normas y finalidades varían de un tipo a otro. La clave está en recordar que las mascarillas quirúrgicas solo protegen contra los agentes infecciosos que pueden transmitirse por medio de gotitas, mientras que las mascarillas de protección también protegen contra la inhalación de agentes infecciosos que pueden transmitirse por vía aérea.
    • Nivel de protección requerido: cada tipo de mascarilla está sujeto a normas y reglamentos diferentes según el país. Estas normas prevén diferentes clases de dispositivos. Habrá que remitirse a la reglamentación aplicable a cada zona geográfica.
    • Desechables o reutilizables: las mascarillas quirúrgicas son dispositivos médicos desechables únicamente. Las mascarillas de protección pueden reutilizarse. En el caso de las mascarillas protectoras filtrantes, existe la posibilidad de reemplazar el filtro cuando se satura.
    • Tiempo de eficacia: el tiempo de eficacia de las mascarillas varía según el uso. Puede ser de entre tres y ocho horas. Las mascarillas con precios más atractivos suelen presentar tiempos de utilización cortos. El fabricante proporciona sistemáticamente esta información.
    • Comodidad: existen diferentes tamaños de mascarillas para adaptarse a la morfología del usuario. Las mascarillas de protección también pueden venir equipadas con una válvula de espiración para mejorar la comodidad del usuario. Además, pueden cubrir los ojos si se requiere protección ocular, en cuyo caso se denominan mascarillas completas o mascarillas faciales integrales.
  • ¿Por qué elegir una mascarilla quirúrgica?

    Mascarilla quirúrgica de la empresa DACH Schutzbekleidung

    Las mascarillas quirúrgicas son dispositivos médicos desechables. Protegen contra los agentes infecciosos transmitidos por gotitas. No obstante, no protegen contra los agentes infecciosos de transmisión por vía aérea. Por tanto, no evitarán la exposición del usuario a una posible contaminación potencial por virus.

    Las mascarillas quirúrgicas tienen dos funciones:

    • Evitar la proyección de gotitas de saliva o secreciones de las vías aéreas durante la espiración del usuario. En caso de utilización por parte del personal sanitario, las mascarillas quirúrgicas protegen al paciente y su entorno (aire, superficies, material, campo operatorio). En caso de utilización por parte del paciente portador de enfermedades contagiosas, evitan que el paciente contamine su entorno y el ambiente que lo rodea.
    • Proteger al usuario de infecciones transmisibles por gotitas o de proyecciones de líquidos biológicos. En este último caso, las mascarillas quirúrgicas deben disponer de una película impermeable. También pueden venir equipadas con una visera para proteger los ojos.

    Las mascarillas quirúrgicas pueden utilizarse en muchos campos diferentes:

    • Cirugía.
    • Odontología.
    • Actos médicos varios.
    • Aislamiento preventivo.
  • ¿Por qué elegir una mascarilla de protección?

    Mascarilla de protección N95 de la marca 3M

    Las mascarillas de protección son equipos de protección individual. Evitan que el usuario inhale aerosoles —polvo, humo— y vapores o gases —desinfectantes, gases anestésicos— peligrosos para la salud. También lo protegen contra los agentes infecciosos que pueden transmitirse por vía aérea, es decir, contra la contaminación por virus como el coronavirus, el H1N1, etc.

    Las mascarillas de protección se dividen en dos categorías: dispositivos aislantes —no previstos en esta guía de compra— y dispositivos filtrantes.

    Las mascarillas de protección filtrantes consisten en una sección facial y un dispositivo filtrante. En algunas ocasiones, el dispositivo filtrante se encuentra integrado en la sección facial. Dependiendo del tipo de filtro, la mascarilla será efectiva contra partículas, contra gases y vapores o contra partículas, gases y vapores.

    Asimismo, las mascarillas de protección filtrantes pueden venir equipadas a veces con una válvula de espiración para garantizar el confort del usuario. La válvula evita la condensación dentro de la máscara y el empañamiento de las gafas en caso de llevarlas y facilita la respiración.

    Cabe señalar que las mascarillas de protección protegen a quienes las usan de la inhalación de agentes infecciosos transmisibles por gotitas.

  • ¿Qué normas se aplican a las mascarillas?

    Cada uno de estos dos tipos de máscaras está sujeto a normas y reglamentos diferentes según el país o la zona geográfica.

    • Mascarillas quirúrgicas: estas máscaras se someten a pruebas en el sentido de la espiración —de adentro hacia afuera—. Las pruebas tienen en cuenta la eficacia de filtración bacteriana. Cumplen las siguientes normas regionales:
      • Norma europea EN 14683. La eficacia se divide en:
        • Tipo I o EFB I, con una eficacia de filtración bacteriana de más del 95 %.
        • Tipo II o EFB II, con una eficacia de filtración bacteriana de más de 98 %.
        • Tipo R: la norma europea también añade una prueba de resistencia a la proyección con los tipos 1R y 2, siendo las de tipo 2R las más resistentes.
      • Normativa americana: en los Estados Unidos, las mascarillas quirúrgicas deben cumplir con las normas de la ASTM. Existen tres niveles de protección:
        • Nivel 1: riesgo bajo de exposición a los fluidos.
        • Nivel 2: riesgo moderado de exposición a los fluidos.
        • Nivel 3: riesgo alto de exposición a los fluidos.
    • Mascarillas de protección: estas mascarillas se someten a pruebas en el sentido de la inspiración —de afuera hacia adentro—. Las pruebas tienen en cuenta la eficiencia del filtro y los escapes. Deben cumplir las siguientes normas regionales:
      • Norma europea EN 149:2001. Según esta norma, existen tres clases de dispositivos de protección respiratoria desechables con protección contra partículas:
        • FFP1: mascarillas que presentan el menor grado de filtración, con un porcentaje de filtración de aerosoles de al menos el 80 % y escapes hacia el interior del 22 % como máximo. Se utilizan principalmente como mascarilla antipolvo —bricolaje y trabajos varios—.
        • FFP2: mascarillas con un porcentaje de filtración de al menos el 94 % y escapes hacia el interior del 8 % como máximo. Se utilizan sobre todo en la construcción, la agricultura, la industria farmacéutica y también por el personal sanitario frente a los virus gripales causantes de la gripe aviar, el SARS, la peste pulmonar y la tuberculosis.
        • FFP3: mascarillas que presentan un porcentaje de filtración del 99 % y escapes hacia el interior del 2 % como máximo. Protegen contra las partículas muy finas, como las del amianto.
      • Norma americana: en los Estados Unidos, las máscaras de protección respiratoria deben cumplir las normas del NIOSH —Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional—. Las normas prevén varias clases de máscaras dependiendo del grado de resistencia al aceite:
        • Clase N: mascarillas sin resistencia al aceite. Se distingue entre N95, N99 y N100. El número que sigue a la letra indica el porcentaje de filtración de las partículas en suspensión.
        • Clase R: mascarillas resistentes al aceite durante un máximo de ocho horas. Aquí también se distingue entre el R95, R99 y R100.
        • Clase P: mascarilla totalmente resistente al aceite. Se declinan en P95, P99 o P100.

    Mascarillas quirúrgicas:

    • EN 14683: Tipo I, tipo II, tipo III y tipo R.
    • ASTM: niveles 1, 2 y 3.

    Mascarillas de protección:

    • EN 149: FFP1, FFP2 y FFP3.
    • NIOSH: clase N, clase R y clase P.
  • ¿Qué mascarillas protegen contra las enfermedades contagiosas y los virus?

     En presencia de pacientes portadores de enfermedades contagiosas o virus peligrosos, el personal sanitario deberá disponer de mascarillas con un nivel de protección suficiente. Con casos de tuberculosis, coronavirus, H1N1 y bioterrorismo con ántrax:

    • Tuberculosis:
      • Para el paciente portador: uso de la mascarilla quirúrgica para evitar la contaminación del entorno por proyección de gotitas de saliva o secreciones de las vías aéreas.
      • Para el personal sanitario y los visitantes: uso de la mascarilla de protección de clase FFP1 como mínimo, o FFP2 en caso de tuberculosis multirresistente o de situaciones de alto riesgo —intubación, esputo inducido, etc.—.
    • Coronavirus, H1N1:
      • Para el paciente portador: uso la mascarilla quirúrgica tan pronto como se sospeche el contagio.
      • Para el personal sanitario: uso de la mascarilla de protección de clase FFP2 como mínimo, o de clase FFP3 para una máxima filtración de partículas y aerosoles cuando se atienda al paciente supuestamente portador o portador.
    • Bioterrorismo con ántrax: uso de la mascarilla de protección FFP3.
  • ¿Mascarillas desechables o reutilizables?

    Mascarilla respiratoria con filtros amovibles de la sociedad Honeywell

    Las mascarillas quirúrgicas son dispositivos médicos desechables que deben someterse al procedimiento de destrucción apropiado tras su uso. Las mascarillas de protección pueden ser desechables o reutilizables. En este último caso, es posible cambiar el filtro cuando está saturado.

    La eficacia de las mascarillas quirúrgicas y de las mascarillas de protección viene dada por el fabricante. Varía según la utilización. En líneas generales, puede oscilar entre tres y ocho horas, dependiendo de la concentración del agente contaminante y de toda una serie de factores externos como la humedad del aire, la temperatura o el volumen de aire respirado.

    En el caso de las mascarillas de protección equipadas con filtros antigás, si el usuario comienza a percibir olor a gas, deberá abandonar inmediatamente el área de trabajo y sustituir el filtro. Del mismo modo, en el caso de los filtros antipolvo, si el usuario comienza a percibir un aumento del esfuerzo inspiratorio. Estas mascarillas son muy útiles para las personas que trabajan en contacto con productos químicos y para los cuerpos de bomberos.

  • ¿Cómo se utiliza una mascarilla?

    Se deben tomar ciertas precauciones a la hora de colocar una mascarilla quirúrgica o de protección. Entre ellas:

    • Sacar la mascarilla del envase y ajustarla a la cara sujetándola únicamente a través de las cintas.
    • Respetar la dirección de colocación, con el adaptador a la altura de la nariz. Por lo general, la información impresa por el fabricante en la mascarilla debe quedar en la parte exterior. Si no hay indicaciones específicas, el lado más acolchado será el que esté en contacto con la cara.
    • Colocar las cintas superiores alrededor de la cabeza y las cintas inferiores a la altura de la nuca. La mascarilla debe estar completamente desplegada.
    • La mascarilla debe cubrir la nariz, la boca y la barbilla. En el caso de las mascarillas de protección, se puede comprobar que la mascarilla está correctamente ajustada bloqueando el filtro e inhalando lentamente a continuación. Si la mascarilla se ciñe a la cara, significará que está bien colocada y que no hay escapes.
    • Una vez que la mascarilla esté ajustada, no deberá manipularse ni reajustarse.
    • Las mascarillas de un solo uso, una vez retiradas, deben desecharse y someterse al procedimiento de eliminación adecuado.
    • Las mascarillas deben cambiarse regularmente: las mascarillas quirúrgicas al menos una vez cada tres horas —antes si presenta salpicaduras—, y las mascarillas de protección pasadas entre tres y ocho horas.
    • Lavarse las manos antes y después de cada cambio de mascarilla.
Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
2 comentarios
  • José Ulises Rodríguez Cajina dice:

    Excelente información. Me parece amplia y eficaz, porque muchas personas dicen conocer los niveles de protección y los tipos de mascarillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *