Qué prueba rápida elegir

Las pruebas rápidas permiten analizar muestras y obtener los resultados en pocos minutos. Son concebidas para detectar la presencia (o la ausencia) de uno o varios marcadores en una muestra. Cuando ese marcador es específico de una determinada enfermedad, se denominan pruebas de diagnóstico rápido o pruebas de detección rápida. Las pruebas rápidas varían en función de las aplicaciones, los marcadores probados y los métodos de análisis, pero también en función del tipo de muestras que utilizan (sangre, orina, saliva, etc.). Las pruebas rápidas son fáciles de transportar y son relativamente baratas. También son adecuadas para realizarlas en puntos de atención, es decir, cerca de la ubicación del paciente (point of care o POC, en inglés). Constituyen una alternativa a los pruebas de laboratorio convencionales.

Pruebas rápidas: ver productos

  • ¿En qué consiste una prueba rápida?

    Prueba rápida de COVID de la marca Screen Italia

    Las pruebas rápidas tienen la particularidad de poder realizarse fuera del hospital o del laboratorio y sin necesidad de equipos complejos. Por lo general, suelen realizarse directamente sobre la muestra recogida, sin necesidad de preparación previa de la misma. El proceso consta de tres etapas: recogida de la muestra, análisis y presentación de resultados.

    • Recogida de la muestra para analizar: la prueba solo requiere una pequeña cantidad de muestra. El tipo de muestra depende del tipo de prueba. Entre ellas, podemos citar las pruebas rápidas de sangre, las pruebas rápidas de orina y las pruebas rápidas de saliva.
    • Análisis de la muestra recogida: la muestra se coloca en contacto con los reactivos contenidos en la prueba. La composición y el método de análisis de las pruebas rápidas varían según la aplicación prevista y el marcador que se quiere detectar.
    • Presentación de los resultados: tras unos minutos, la prueba indica si el resultado es positivo, en el caso de que se haya encontrado el marcador buscado en la muestra, o negativo.
  • ¿Qué aplicaciones tienen las pruebas rápidas?

    Prueba rápida de sífilis de la marca Teco Diagnostics

    Las pruebas rápidas tienen diversas aplicaciones, principalmente en el ámbito de la salud, en el ámbito medioambiental, legal y en la industria alimentaria.

    • En el ámbito de la salud, las pruebas rápidas pueden utilizarse para diagnosticar diversas enfermedades. Están, por ejemplo, las pruebas rápidas para enfermedades infecciosas. Estas pruebas están destinadas a detectar marcadores específicos, cuya presencia en la muestra confirma una determinada enfermedad. Existen, también, pruebas para determinar una condición particular, como las pruebas rápidas de embarazo o las pruebas rápidas de ovulación.
    • En el ámbito medioambiental, las pruebas rápidas se utilizan para analizar la calidad del agua o del aire, por ejemplo, mediante muestras recogidas en un determinado lugar.
    • En el ámbito legal, las pruebas rápidas pueden utilizarse para detectar la presencia de sustancias ilegales en el organismo (pruebas rápidas de toxicología) o para medir los niveles de alcohol en sangre (pruebas rápidas de alcoholemia).
    • En la industria alimentaria, las pruebas rápidas se utilizan para el control de calidad de los productos. Las pruebas rápidas de seguridad alimentaria permiten, principalmente, identificar los productos falsificados o que pueden poner en peligro la salud de los consumidores.
  • ¿Cuáles son los principales métodos de análisis?

    Prueba rápida para enfermedades infecciosas de la marca Operon

    Las pruebas rápidas también pueden clasificarse en función del método utilizado para detectar la presencia de un marcador en una muestra. Las más comunes son las pruebas rápidas de inmunoanálisis, las pruebas rápidas moleculares y las pruebas rápidas colorimétricas.

    • Pruebas moleculares: en el caso de estas pruebas, la reacción viene determinada por la presencia de material genético específico del marcador buscado. Existen varios tipos de pruebas moleculares, que se diferencian por la técnica empleada. Estas son los principales:
    • Pruebas rápidas colorimétricas: en las pruebas colorimétricas, el resultado de la reacción se determina por el color obtenido. En general, los marcadores de una misma clase generan un color idéntico. Hay que tener en cuenta que las pruebas colorimétricas indican la presencia de un marcador o de una clase de marcadores en una muestra, que requieren la confirmación de los resultados por métodos más específicos, en particular cuando se utilizan en el ámbito de la medicina legal
  • ¿Cómo se evalúa la fiabilidad de una prueba rápida?

    Existen numerosas marcas de pruebas rápidas en el mercado. Antes de su comercialización, el rendimiento de cada prueba es validada con respecto a un método de referencia, llamado test de referencia o «gold standard». Éste consiste en un examen de referencia, que permite clasificar a los pacientes como «enfermos» o «no enfermos». La evaluación se basa en dos indicadores de rendimiento intrínsecos y extrínsecos de la prueba: la validez de la medición y el valor predictivo, respectivamente.

    • Validez de la medición: es la capacidad de una prueba para identificar si la enfermedad está presente o no. Se evalúa en términos de:
      • Sensibilidad de la prueba
      • Especificidad de la prueba
    • Valor predictivo: está relacionado con las características de la población sometida a la prueba. Se basa en la prevalencia de una determinada enfermedad en un grupo poblacional. Se divide en valor predictivo positivo o valor predictivo negativo.
  • ¿Qué precauciones deben tomarse al utilizar una prueba rápida?

    Si bien las pruebas rápidas no requieren varias operaciones que pueden dar lugar a errores (gestión de las muestras, utilización de equipos complejos, etc.), se deben tomar igualmente una serie de precauciones. Para el caso de las pruebas realizadas por los profesionales sanitarios, citaremos dos exigencias fundamentales: la formación y la protección individual del personal.

    • Formación: los profesionales que efectúan las pruebas deben contar con formación específica en el proceso de recogida de las muestras, así como en la interpretación de los resultados. Esto porque los procedimientos y métodos de lectura de los resultados pueden variar en función del tipo y de la marca de la prueba.
    • Equipos de protección individual: en el caso de las pruebas de diagnóstico de enfermedades infecciosas, los profesionales que recogen las muestras y las pruebas deben contar con un equipo de protección adecuado (mascarilla, guantes, etc.). Su uso es esencial para evitar la contaminación no solo del personal sanitario, sino también de la propia muestra.
Related guides
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *