Qué cámara hiperbárica elegir

Las cámaras hiperbáricas son dispositivos que someten a un paciente, o a varios al mismo tiempo, a una atmósfera cuya presión es más alta que la presión atmosférica. La sobrepresión, que conduce a una mayor concentración de oxígeno, presenta muchas aplicaciones terapéuticas.

Ver cámaras hiperbáricas

  • ¿Para qué se utiliza una cámara hiperbárica?

    Las cámaras hiperbáricas permiten incrementar la cantidad de oxígeno disuelto en la sangre y los tejidos, incluso en áreas mal vascularizadas. Se pueden utilizar para oxigenar los tejidos dañados o para reducir la proliferación de ciertas bacterias que solo crecen en un medio libre de oxígeno.

    Entre las posibles aplicaciones terapéuticas de las cámaras hiperbáricas se encuentran el tratamiento de los accidentes por descompresión, de lesiones y quemaduras cutáneas, el tratamiento posradioterapia o del envenenamiento con monóxido de carbono:

    • Tratamiento de accidentes por descompresión/Embolia gaseosa: este tipo de accidente ocurre cuando los buceadores, tras una inmersión profunda o prolongada, suben demasiado rápido a la superficie sin hacer paradas de descompresión. Del mismo modo, pueden darse en personas que han trabajado en cajones de aire comprimido, aviadores de altura o astronautas después de una actividad espacial extravehicular En estos casos, la oxigenoterapia hiperbárica es muy efectiva.
    • Tratamiento de lesiones y quemaduras cutáneas: algunas lesiones o quemaduras pueden no sanar o gangrenarse rápidamente. Las cámaras hiperbáricas representan a menudo un remedio para las quemaduras graves. Las personas que padecen úlceras de decúbito, gangrena, las personas diabéticas con heridas o afectadas por la enfermedad de Buerger pueden recibir tratamiento en cámaras hiperbáricas.
    • Tratamiento posradioterapia: la radioterapia puede presentar complicaciones, con lesiones tisulares tardías por radiación, por ejemplo. La oxigenoterapia hiperbárica mejora el suministro de oxígeno a los tejidos dañados y previene la necrosis.
    • Tratamiento del envenenamiento con monóxido de carbono: las intoxicaciones graves por monóxido de carbono (CO) pueden presentar secuelas neurológicas tardías, sobre todo si ha habido pérdida del conocimiento. Esto puede provocar a problemas de memoria, trastornos de personalidad o cambios de humor. Los tratamientos en cámara hiperbárica parecen ser muy efectivos para reducir el riesgo de secuelas tardías.

    Principales aplicaciones terapéuticas:

    • Tratamiento de accidentes por descompresión/Embolia gaseosa.
    • Tratamiento de lesiones y quemaduras cutáneas.
    • Tratamiento posradioterapia.
    • Tratamiento del envenenamiento con CO.
  • ¿Cuáles son los diferentes tipos de cámaras hiperbáricas?

    Cámara hiperbárica hinchable de la marca OxyHealth Europe

    Las cámaras hiperbáricas pueden ser fijas, con ruedas, hinchable y contenedorizada.

    • Cámaras fijas: disponen a menudo de varios asientos y se encuentran instaladas de forma permanente en algunos departamentos del hospital. Algunas pueden superar las diez plazas.
    • Cámaras hinchables: suelen ser individuales, además de ser ligeras. Se pueden inflar en cualquier lugar para una mayor libertad de movimiento. Se utilizan especialmente en intervenciones a domicilio.
    • Cámaras contenedorizadas: requieren de transporte en camión o vehículo especial para una instalación, por ejemplo en plataformas de perforación o buques militares.
  • ¿Cuáles son los riesgos asociados a la oxigenoterapia hiperbárica?

    Existen dos tipos de riesgos: los riesgos técnicos relacionados con la infraestructura y los riesgos biológicos para el paciente.

    Cámara hiperbárica de oxigenoterapia de la marca Perry Baromedical

    • Riesgos técnicos: la oxigenación en cámaras hiperbáricas conlleva ciertos peligros relacionados con la toxicidad de los gases o los defectos de instalación, además de riesgos de incendio o explosión. Por tanto, será imprescindible:
      • Supervisar la toxicidad de los gases administrados, atendiendo a los límites de uso de los diferentes gases en función de su presión parcial.
      • Limitar los riesgos de incendio o explosión, evitando la presencia de materiales inflamables o combustibles en el interior de la cámara, y también la concentración excesiva de oxígeno.
      • Controlar la perfecta estanqueidad de la cámara, para que la presión interior permanezca estable. Será igualmente necesario un sistema de control permanente del ambiente dentro de la cámara.
    • Riesgos biológicos: los riesgos para el paciente pueden estar relacionados con la presión o el oxígeno.
      • Riesgo de barotrauma auricular, pulmonar, digestivo, sinusal o dental debido a la sobrepresión.
      • Riesgo de hiperoxia neurológica (efecto de Paul Bert) o pulmonar (efecto de Lorrain Smith). En el primer caso, el paciente puede sufrir una crisis convulsiva generalizada con motivo de la presión parcial de oxígeno. En el segundo caso, y en caso de exposición prolongada, existe la posibilidad de que se forme un edema pulmonar lesional con posibilidad de evolución a fibrosis.
  • ¿Cuáles son las aplicaciones veterinarias de una cámara hiperbárica?

    Cámara hiperbárica veterinaria de la marca hvm

    Al igual que los humanos, los animales pueden recibir tratamiento en cámaras hiperbáricas. Los animales que suelen recibir oxigenación hiperbárica son los perros, los gatos y los caballos.

    Algunas clínicas optan por utilizar las mismas cámaras que para los humanos, mientras que otras utilizan cámaras especialmente diseñadas para un uso veterinario. Existen, por tanto, cámaras hiperbáricas de varias dimensiones, tanto para animales grandes como pequeños. Los animales podrán respirar el oxígeno también a través de las máscaras, lo que aumenta la seguridad y reduce costes. En algunos casos, los animales se introducen en una jaula de acrílico que se introduce a su vez dentro de la cámara hiperbárica. Esto evita que el animal deambule por su interior y permite tratar a varios animales al mismo tiempo cuando sea necesario.

    Los tratamientos veterinarios son similares a los que se reciben los humanos, exceptuando, no obstante, los accidentes por descompresión. Entre ellos se encuentra la cicatrización de heridas, el tratamiento de infecciones y quemaduras, el envenenamiento con monóxido de carbono, las intoxicaciones, etc.

Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *