Qué ecógrafo elegir

Los ecógrafos son dispositivos que utilizan ultrasonidos para medir o adquirir imágenes de los tejidos blandos o de los flujos sanguíneos. Se trata de ondas mecánicas cuya frecuencia supera la del espectro de frecuencias audibles.

Los ecógrafos están equipados con una sonda, que a su vez consiste en una matriz de elementos piezoeléctricos que generan un haz de ultrasonidos. Estos ultrasonidos inciden y se reflejan en los diferentes tejidos y fluidos. La onda se reflejará con mayor o menor intensidad dependiendo del órgano. Procesar estas ondas permitirá medir estructuras o componer imágenes para el diagnóstico.

Ver ecógrafos

  • ¿Cómo elegir un ecógrafo?

    Decantarse por un ecógrafo u otro dependerá del presupuesto disponible, pero sobre todo del tipo de aplicación. Por tanto, será importante considerar varios puntos.

    En primer lugar, los principales tipos de imágenes existentes:

    • Ecografía en modo B (brillo).
    • Ecografía en modo M.
    • Doppler en color para la exploración de flujos sanguíneos en arterias y venas.
    • Elastografía por ultrasonido, para medir la dureza de un tejido.

    Ecógrafo portátil de la marca Philips

    A continuación, el tamaño y el peso del dispositivo:

    • Portátiles, con soporte o de mano: los ecógrafos disponibles hoy en el mercado pueden moverse de un servicio a otro con suma facilidad. Algunos modelos de mano pesan apenas 500 gramos y se pueden llevar en el bolsillo o en el maletín, además de ofrecer opciones inalámbricas y de conexión a un teléfono inteligente. Son muy útiles para los servicios de urgencias o la medicina en el punto de atención —o Point of Care—.
    • Sin olvidar las dimensiones de la pantalla y la calidad de la imagen. Existen ecógrafos portátiles con pantallas capaces de mostrar hasta 250 matices de gris y otros con pantallas a color. El brillo es otro de los criterios clave, sobre todo cuando el ecógrafo vaya a utilizarse en exteriores, para la medicina veterinaria, por ejemplo. La luminosidad debe poder ajustarse sin comprometer la legibilidad de los resultados.
    • El tipo de sonda —forma, frecuencia, etc.— y el número. El tipo de sonda dependerá de la naturaleza de la exploración. En la actualidad, las sondas todo en uno pueden transformar un smartphone o tablet en un ecógrafo a través de una aplicación descargable y una o más sondas miniaturizadas —superficial, abdominal, cardíaca, etc.— que se conectan a través de un simple puerto USB al teléfono o la tablet. Los resultados son directamente observables en el dispositivo. Son una solución idónea para médicos de urgencias y para la medicina deportiva o humanitaria.
    • La autonomía de la batería es otro de los criterios clave, sobre todo en el caso de ecógrafos portátiles o de mano. Para este tipo de dispositivos, las baterías con una autonomía de varias horas serán la mejor opción.
  • ¿En qué casos se usa un ecógrafo?

    Ecógrafo portátil de la marca Clarius Mobile Health

    Los ecógrafos sirven para obtener imágenes o realizar mediciones de diferentes órganos torácicos, abdominales o pélvicos, pero también del feto, de los músculos, los tendones o de los diferentes vasos sanguíneos. Las sondas endocavitarias permiten explorar tejidos que las sondas estándar no alcanzan.

    En cirugía, la ecografía también se puede emplear como guía para diferentes tipos de biopsia.

    Si bien, la ecografía no permite estudiar completamente algunos órganos que contienen mucho aire, como los pulmones o los intestinos, ni tampoco los órganos encapsulados en estructuras muy densas, como el cerebro. Esto se debe a la naturaleza de las olas utilizadas.

  • ¿Cuáles son los principales tipos de imágenes?

    Ecógrafo con soporte de la marca SIUI

    Los tipos de ecografía determinan cómo se presentará la información al radiólogo. Definen, por tanto, el tipo de imagen que se visualizará. Los tipos de ecografía más comunes son:

    • Modo A: no se recoge ninguna imagen. La ecografía en este modo se reserva para medir distancias. Es el tipo de ecografía más sencillo.
    • Modo B (o modo 2D): una matriz lineal de transductores escanea simultáneamente un plano que se visualiza en 2D en la pantalla. Este modo de ecografía es el más común en muchas disciplinas.
    • Modo M: una secuencia de exploración rápida en modo B con imágenes sucesivas visualizadas en la pantalla permite a los médicos ver y medir la amplitud del movimiento, ya que los límites de los órganos de reflexión se mueven respecto de la posición de la sonda.
    • Modo Doppler: para visualizar y analizar los flujos sanguíneos, la vascularización o incluso la dirección de los flujos con Doppler a color. Este modo se utiliza en cardiología para analizar el estado de las válvulas cardíacas o la vascularización de ciertos tejidos.
    • Modo Elastografía: este modo se utiliza para calcular la dureza de los tejidos y diagnosticar, por ejemplo, una posible fibrosis hepática.
    • Modo 3D y 3D en tiempo real (4D): este modo se utiliza durante las ecografías a embarazadas para obtener una imagen tridimensional del feto y observar sus movimientos en el útero. No obstante, los riesgos para el feto no son triviales (ver pregunta 2).
  • ¿Por qué se aplica un gel de ultrasonidos?

    Para obtener imágenes precisas durante una ecografía, los ultrasonidos deben ser muy agudos, esto es, a frecuencias muy altas, entre 3 y 20 MHz. Sin embargo, en tales frecuencias, el ultrasonido ya no se transmite a través del aire. Por este motivo, se debe aplicar un elemento capaz de eliminar el aire entre la sonda y la piel del paciente. De ahí que el ultrasonido no permita estudiar los órganos que contienen mucho aire (ver pregunta 3).

    El gel de ultrasonidos contribuye a la correcta transmisión de los ultrasonidos sin alteraciones. El agua pura puede cumplir el mismo papel, aunque el gel es más práctico porque no gotea, no moja, sirve como lubricante y alisa la superficie en contacto con la sonda. En algunos procedimientos se recurre a un desinfectante del tipo povidona iodada como sustitutivo del gel.

    El gel de ultrasonidos está compuesto por agua purificada, un gelificante y conservantes —antibacterianos—. Por lo general, no es graso, no destiñe ni deja rastro en la ropa. No se aconseja templarlo ya que la temperatura reduce su cohesividad y favorece el desarrollo de gérmenes.

Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *