Qué esterilizador elegir

La esterilización es la aplicación de un conjunto de métodos y medios para eliminar cualquier microorganismo vivo, sea de la naturaleza y la forma que sea, presente en un objeto que se ha lavado previamente. Para ello, se recurre a los esterilizadores, cuyo papel es evitar la contaminación de pacientes y personal sanitario. Para que un dispositivo médico sometido a esterilización terminal sea considerado como estéril, la probabilidad teórica de que un microorganismo viable esté presente en él debe ser casi nula.

Ver esterilizadores

  • ¿Qué tipos de procedimientos de esterilización existen?

    Existen varios procedimientos de esterilización, que dependerán del ámbito de aplicación y del material que haya que esterilizar. Existen cuatro procedimientos de esterilización principales: por calor, por gas, por plasma y por irradiación.

    Esterilizador de aire caliente de la empresa Memmert

    • Esterilización por calor:
      • Vapor de agua/calor húmedo: este proceso se lleva a cabo en un recipiente cerrado en el que se inyecta vapor de agua a presión. Los esterilizadores por vapor de agua también se llaman autoclaves. Este es el método más común en las instalaciones sanitarias para los dispositivos médicos resistentes al calor. Es fiable, económico y no contamina.
      • Calor seco: la esterilización se realiza con aire caliente y seco, sin aumento de presión. La temperatura del aire aumenta dentro del contenedor, al igual que en un horno, pero en este caso el aire no puede salir ni entrar. Hoy se recurre menos a este proceso porque con el calor seco las bacterias pueden esporular. Además, con las altas temperaturas —180 °C durante 30 minutos o 160 °C durante dos horas—, los equipos pueden resultar dañados.

    Esterilizador por plasma PlazMax de la empresa Tuttnauer

    • Esterilización por gas:
      • Con óxido de etileno: el óxido de etileno es un agente alquilante que daña el ADN de los microorganismos e impide su reproducción. Su poder esterilizante es eficaz a bajas temperaturas, por lo que es adecuado para materiales sensibles al vapor de agua y al calor, como dispositivos complejos ensamblados, catéteres, stents, algunos equipos electrónicos, apósitos, etc.
      • Con formaldehído: la acción bactericida de este agente es idéntica a la del óxido de etileno. El formaldehído ofrece incluso ciertas ventajas respecto del óxido de etileno, como la ausencia de residuos tóxicos o de riesgos de explosión.
    • Esterilización por plasma: en este proceso se utiliza peróxido de hidrógeno —componente activo del agua oxigenada—, excitado por un campo electromagnético. Se forman entonces radicales libres de oxígeno que tienen un alto poder esterilizante. Este tipo de esterilización se realiza a baja temperatura y, por consiguiente, es adecuado para materiales sensibles al calor como el plástico o determinados componentes ópticos —fibroscopios, etc.—. Es relativamente fácil de implementar y no requiere grandes instalaciones.
    • Esterilización por radiación: se utiliza principalmente en entornos industriales. Puede ser:
      • Por UV: este proceso se basa en la sensibilidad de los microorganismos a la exposición a las bajas longitudes de onda de los rayos ultravioleta. Sus principales aplicaciones son la esterilización de encimeras de trabajo en laboratorios de investigación, la conservación de alimentos o la purificación del aire o del agua.
      • Por infrarrojos: los rayos infrarrojos provocan por su absorción en el producto un calentamiento a una profundidad limitada en función de su longitud de onda. La onda electromagnética suele ser generada por un magnetrón. Esta técnica de esterilización por calor infrarrojo se utiliza en la industria alimentaria para la pasteurización de productos no embalados contaminados solo en la superficie —granos, frutos secos, etc.— o productos cocidos envasados y luego pasteurizados —pizzas, bollería, etc.—.

    Se pueden citar cuatro procedimientos de esterilización principales:

    • Por calor.
    • Por gas.
    • Por plasma.
    • Por irradiación.
  • ¿Cuáles son las diferentes clases de autoclaves?

    La clasificación se basa en volumen de la cámara de esterilización.

    • Volumen inferior a 60 litros: se trata de esterilizadores por vapor de agua de pequeñas dimensiones. Existen tres tipos de autoclaves según la norma EN 13060:
      • Clase B: son los únicos esterilizadores en el sentido estricto de la palabra. Realizan un pretratamiento con ciclos de vacío e inyecciones de vapor, seguidos de un ciclo a temperatura constante y de una fase de secado al vacío. Este tipo de autoclaves es el único recomendado por la norma EN 13060 para la esterilización de dispositivos médicos.
      • Clase N: son, en realidad, desinfectadores por vapor de agua, y se utilizan para el tratamiento de dispositivos no empaquetados.
      • Clase S: esta clase es menos específica, cuyas indicaciones define el fabricante.
    • Volumen superior a 60 litros: los fabricantes de estos dispositivos deben atender a la norma EN 285, dedicada a esterilizadores grandes.
  • ¿En qué ámbitos se utilizan los esterilizadores?

    Esterilizador presente en un departamento de esterilización central.

    Los esterilizadores se utilizan en todos las estructuras sanitarias en las que se utilizan dispositivos que entran en contacto con agentes infecciosos, principalmente en hospitales, laboratorios y clínicas dentales. Los esterilizadores no se incluyen en esta guía al ser dispositivos de uso principalmente doméstico.

    • Hospitales: los hospitales suelen disponer de un departamento dedicado a la esterilización de dispositivos e instrumentos contaminados.
    • Laboratorios: los esterilizadores se utiliza para la cristalería y otras herramientas de laboratorio.
    • Clínicas odontológicas: la esterilización es un tema clave en este sector. En este caso, se suele recurrir a autoclaves de clase B.
  • ¿Qué tipos de productos pueden esterilizarse?

    Es posible esterilizar una amplia variedad de productos. Se agrupan en tres categorías, dependiendo de los métodos y temperaturas de esterilización:

    • Productos sólidos envasados o no envasados. Se pueden aplicar diferentes ciclos dependiendo de si se esteriliza vidrio, metal, plástico u otros materiales.
    • Productos líquidos, que se colocan en recipientes para ser esterilizados. Algunos procesos de esterilización no pueden utilizarse para productos líquidos, como la esterilización por óxido de etileno. La esterilización de líquidos es una tarea delicada que puede llevar mucho tiempo. Es importante saber si los líquidos que se vayan a esterilizar pueden alcanzar la temperatura de esterilización deseada, es decir, 121 °C.
    • Productos porosos, como textiles, caucho, etc.
  • ¿Qué configuración de esterilizador elegir?

    Autoclave vertical MLS-3781L de la sociedad PHC Europe B.V./PHCbi

    La configuración dependerá de varios factores, como el espacio disponible, las dimensiones y la capacidad del esterilizador.

    • Tipo de apertura
      Según el tipo de apertura, existen:

    • Dimensiones
      Las dimensiones determinarán la ubicación del esterilizador:

      • Esterilizadores de mesa: suelen ser compactos. A menudo son dispositivos de esterilización auxiliar.
      • Esterilizadores de pie: requieren bastante espacio disponible y se colocan en el suelo. Incluyen los esterilizadores de alta capacidad utilizados en los servicios centrales de esterilización.
    • Capacidad del esterilizador
      Puntos importantes que hay que considerar:

      • La cantidad de material que se necesite esterilizar cada día.
      • Las fases de pretratamiento y postratamiento.
  • ¿Cuáles son los requisitos previos a la hora de instalar un esterilizador?

    Antes de instalar un esterilizador y para asegurar su efectividad, será necesario tener en cuenta principalmente tres aspectos: la organización del local, las instalaciones técnicas y la formación del personal.

    • Naturaleza de los locales:
      • Higiene: los locales deberán permitir el cumplimiento de los procedimientos de higiene, con espacios específicos para la preparación de la vestimenta del personal y el lavado de manos.
      • Disposición: la organización y la circulación se diseñarán de modo que se evite cualquier riesgo de confusión entre dispositivos médicos esterilizados y no esterilizados.
      • Superficies: las superficies expuestas deberán ser lisas, impermeables, libres de grietas y hendiduras para reducir la acumulación y liberación de partículas y microorganismos.
      • Limpieza: los locales deben resistir al uso de productos de limpieza y desinfección.
      • Intrusión: los locales deberán equiparse con sistemas que eviten la intrusión de animales —insectos, roedores, etc.—.
    • Instalaciones técnicas:
      • Entradas de aire: las entradas de aire deben cumplir con las normas y disponer de un sistema de tratamiento de aire dotado de los filtros apropiados. Hay que tener en cuenta que la presión del aire en la zona de acondicionamiento debe ser superior a la de otros sectores.
      • Entradas de agua: el agua en las instalaciones debe ser potable y su calidad debe evaluarse y controlarse regularmente.
    • Formación del personal:
      • Competencia: la calidad de la preparación de los productos sanitarios depende en gran medida de la competencia, la formación y los gestos del personal que participa en estas operaciones. La formación inicial y continua en materia de esterilización, funcionamiento de autoclaves, higiene y la seguridad, etc., es absolutamente necesaria.
      • Higiene y salud: el personal deberá informar a la dirección de cualquier infección de la que sea portador y que pueda constituir un riesgo de contaminación.
      • Protección: la protección del personal contra la contaminación o lesiones accidentales es primordial. Los procedimientos de cambio de ropa y las reglas de circulación deber respectarse de la manera más estricta.

    Condiciones necesarias para la instalación de un esterilizador:

    • Naturaleza de los locales.
    • Instalaciones técnicas.
    • Formación del personal.
  • ¿Cuáles son las diferentes etapas de la esterilización?

    La fase de esterilización de los dispositivos médicos consta de seis pasos:

    1. Predesinfección: debe realizarse lo antes posible después de la utilización del material, sumergiendo completamente los instrumentos en una solución de detergente y desinfectante. Esto reduce la población de microorganismos y facilita su posterior esterilización, además de evitar la contaminación ambiental.
    2. Limpieza —o lavado—: se basa en una acción mecánica —para eliminar la suciedad mediante pulverización y frotamiento—, una acción química —para disolver la suciedad con detergente— y una acción térmica —para acelerar el proceso de limpieza y secado—.
    3. Acondicionamiento: prevé la disposición en contenedores apropiados.
    4. Esterilización: dependerá del proceso de esterilización elegido.
    5. Control: antes, durante y después de la esterilización.
    6. Almacenamiento y disponibilidad: con elementos que permitan identificar el proceso de esterilización y conocer la fecha límite de uso. Hoy en día, los códigos de barras facilitan la gestión de las existencias y la caducidad de los productos sanitarios reutilizables.
Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
1 comentario
  • Gabriela Sakol dice:

    Muy claro, gracias por el aporte. No es fácil encontrar información relativa a este tema explicada de una manera sencilla. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *